lunes, 12 de febrero de 2018

La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca


Hoy toca reseña literaria. Como sabéis, estoy leyendo bastantes clásicos españoles por las oposiciones, así que hoy toca hacer una reseña de uno de ellos: La casa de Bernarda Alba de uno de los autores más grandes que ha dado nuestra literatura: Federico García Lorca.

Título: La casa de Bernarda Alba
Autor: Federico García Lorca (edición de Allen Josephs y Juan Caballero)
Editorial: Cátedra
Año: 1981
Páginas: 199
Portada de La casa de Bernarda Alba
Género: teatro

Sinopsis:
La casa de Bernarda Alba es el final y la cima de la trayectoria dramática de Federico García Lorca. En ella se desarrolla el conflicto entre dos fuerzas mayores: el principio de autoridad ciega, con sus secuela de orden y poder, y el principio de la libertad instintiva en su lucha imposible y permanente por imponerse. Una trágica visión del alma humana universal, de la sociedad y, como prefiguración genial, de la realidad española de 1936.
Esta edición de la obra maestra lorquiana quiere seguir siendo hoy, cuarenta años después, una propuesta y una meditación.

Mi opinión:
No he leído toda la bibliografía de Lorca. No soy una experta en él. Pero puedo decir que todo lo que ha llegado a mis manos de su parte me ha encantado. Lorca tiene el don de conmoverme con sus palabras. Sus metáforas me llegan, me hacen sentir exactamente lo que él pretende transmitir. Consigue algo que no todos logran, que mis sentidos trabajen a la vez que mi cabeza mientras leo. Me vienen olores, imágenes, sonidos, sabores, la piel se me eriza. Y luego está la belleza ya no en lo que cuenta, si no en el cómo lo cuenta. Se expresa de una manera que a mí me colma los oídos simplemente por lo bonito. Vamos, que soy bastante fan de Lorca.
Me hubiese encantado ver La casa de Bernarda Alba representada. Tuve la ocasión de ir a Bodas de sangre y me encantó. Y vibré con la película de La novia. Por eso me he quedado con las ganas de que esta obra, también me la cuenten. Porque el teatro siempre es más satisfactorio verlo que leerlo. Tal vez por eso, me sigue gustando más Bodas de sangre que La casa de Bernarda Alba.
Esta obra no está escrita en verso. Sin embargo, sigue manteniendo esa forma poética que tanto cautiva y que Lorca manejó tan bien. Se nos olvida que está en prosa muchas veces. Lo recordamos cuando nos falta la rima.
La casa de Bernarda Alba nos narra la historia de una mujer autoritaria que se encierra con sus hijas tras la muerte del padre. Este castigo impuesto por la madre afecta de especial modo a Adela, que se retuerce por no poder ser vivir el amor libremente. Adela está enamorada de Pepe el Romano (un personaje omnipresente que no aparece físicamente en todo el libro), y el amor es correspondido. Aun así, este hombre va a prometerse (o se ha prometido, no lo recuerdo), con la mayor, Angustias. Además, otra de las hermanas, Martirio, también está interesada en Pepe. Esta situación, empeorada por el difícil carácter de su madre, nos conduce irremisiblemente hasta el fatal desenlace.
La historia es mínima, no hay grandes giros ni acontecimientos, lo que importa es la sensación de angustia, de agobio, que Lorca nos transmite. Las mujeres confinadas sin poder salir, algunas resignadas, otras, por el contrario, deseosas de romper las cadenas que las atan y ser libres. El calor sofocante que se amontona dentro de las paredes de la casa, que se junta con el que las pasiones despiertan (amor, odio, celos), crea un clima de creciente desesperación. Nos preguntamos cómo todo eso va a explotar, porque está claro que tal tensión no puede durar mucho tiempo.
También hay pasajes que hablan de la vida exterior en el campo, de esfuerzo de los trabajadores, de la tierra, que le sirve a Lorca para transmitirnos sensaciones de bochorno, de fuego (externo e interno). Los hombres están fuera, trabajando, pero libres de hacer lo que les plazca. Las mujeres permanecen dentro, enclaustradas, alimentando el deseo.
El autor se vale principalmente del símbolo del agua, la falta como prisión, el ansia de ella como liberación.
Bernarda es un personaje que desde el principio se nos transmite como odioso. Intenta dominar sobre todo y manejarlos a todos. Y lo consigue, porque le tienen miedo. No obstante, aunque cree que tiene todo controlado, no es así. Hay algo que se le escapa, y es esa historia complicada que Pepe el Romano provoca en tres de sus hijas. Bernarda, a pesar de su carácter inquebrantable, falla. Falla porque ha hecho a sus hijas desdichadas al someterlas, y ellas escapan por las pequeñas rendijas de libertad que encuentran. Al final, Bernarda no es mejor que nadie, es un engaño. Su “gobierno” termina por ser una mentira.
Me ha gustado La casa de Bernarda Alba, aunque, sinceramente, me esperaba algo de más complicación en la trama. Es un libro cortito que se lee enseguida. Yo os lo recomiendo si os apetece leer algo de Lorca que no sea poesía.
Nos vemos en quince días.

martes, 30 de enero de 2018

El gran showman: una oda a la diferencia

Hoy toca hacer una reseña de película. Hace un par de semanas fue al cine a ver El gran showman. El filme nos cuenta la historia de P. T. Barnum, su ascenso desde la nada hasta tocar el cielo con su espectáculo circense y cómo esta trayectoria afecta a su vida personal.
Como siempre hago, advierto que es un musical. Así que haters de este género, abstenerse.
La banda sonora es espectacular. Me encantó This is me. Aunque toda ella merece ser escuchada de principio a fin.
La historia, la trama, es pequeñita, pero suficiente para conmovernos si encontramos el sentido de lo que nos están contando.

Los talentosos artistas de Barnum

La primera lección que nos dan es que hay que perseguir los sueños, creer en uno mismo y apostar por aquello que nos llene. No rendirse. Y, sobre todo, que no hay que perder la humildad una vez que se llega a la cima. No hay que dejar de lado a quienes nos quieren, a los que nos apoyan en la lucha, ganemos o perdamos. Además, hay que hacer las cosas por uno mismo, no hay que demostrar nada a nadie excepto a uno mismo. Hay que llegar a donde se quiera llegar, no hasta donde los demás quieran que lleguemos.
Sin embargo, lo maravilloso de esta película es que es una oda a la diferencia. Algo tan necesario hoy en día, en un mundo en el que damos de lado al que no es como nosotros. Porque si algo tememos es lo que no conocemos. El desconocimiento genera odio. Y esto es lo que nos muestra El gran showman. Ojalá sirva para que algunos se vean en esos que quieren acabar con el circo simplemente porque los artistas no son como ellos, y se den vergüenza de sí mismos, vean lo ridículos que resultan, lo injusto de su actuación.
Este filme lleva por bandera la tolerancia. Qué bella palabra. Los artistas del circo de Barnum son un ejemplo. Algunos bestias no los ven como personas, los llaman monstruos. Y ellos aprenden a hacer de su diferencia su punto fuerte. Son maravillosos.
Efron y Zendaya
Otro aspecto que me ha gustado es que aquí se pone la familia el amor por encima de todo, algo que no es muy habitual hoy en día. De vez en cuando es bueno ver que alguien apuesta por el romanticismo, aunque sólo sea un poquito.
Visualmente es increíble, muy vistosa, lleno de color. El vestuario circense es impresionante. El espectáculo que se crea, te llena los sentidos.
Me sorprendió mucho el papel de Zack Efron, y eso que no es un actor santo de mi devoción. Sin embargo, aquí es el que evoluciona tan favorablemente que termina por enamorar.
A mí me gusto. No lloré casi (qué raro). Al final, la moraleja son una serie de tópicos algo manidos, pero que es necesario recordar de vez en cuando: ilusión, amor, tolerancia.

Y chicos, si al final de la película, os sentís identificados con los artistas del circo, recordad que hay que luchar, y que nadie os hunda, porque todos valemos mucho, lo llevamos dentro. Hay que ser feliz.

lunes, 15 de enero de 2018

¿Qué visto estos meses? Noviembre y diciembre

¡Hola de nuevo! Toca actualizar el blog y voy a hacer un repaso de lo que vi los dos últimos meses del año pasado… Noviembre y diciembre. Han sido dos meses en los que he terminado unas cuantas series que tenía empezadas, y casi todo lo que he visto me ha gustado mucho… así que ¡manos a la obra!
Dos series que seguía en la televisión terminaron en estos meses. La primera fue El Ministerio del Tiempo, y parece que esta se despide para siempre, lo cual me da mucha pena. Creo que esta producción es de lo mejorcito que tenía la televisión en España, nos enseñaba historia de una manera amena, y hacía cierta crítica política y social, algo muy necesario (y muy ausente) en la cadena pública. Además lo hacía todo de una manera muy inocente, unas historias sencillas, pero que cumplían su cometido de entretener. A mí, sinceramente, me da mucha rabia que la retiren, la voy a echar de menos.
El Ministerio del Tiempo


La otra es La casa de papel. Nos narra la historia de un atraco, en el que, sin duda, queremos que ganen los atracadores, incluso nos llegamos a identificar con alguno de ellos (el personaje de Paco Tous es adorable). Mantenía la tensión en la trama, la intriga. La parte técnica era muy buena. La historia a veces pecaba de previsible, pero también complacía. Los actores hicieron un buen trabajo, algunos roles eran sencillamente maravillosos (Berlín daba mucho miedito a veces, y era despreciable casi siempre). El final, a mi novio, por ejemplo, no le gustó. A mí sí, qué le vamos a hacer, yo soy una romántica. Yo la recomiendo a todos aquellos que dicen que las series españolas son malas. Hay que darles una oportunidad, aquí hacemos grandes trabajos también.
La casa de papel

Acabé también How I met your mother. Y qué os voy a decir. Es la típica producción que va perdiendo fuelle conforme avanza la trama, se va perdiendo la esencia, hasta que los guionistas decidieron matarla del todo con ese horrible final, el que parecía querer complacer a la audiencia y que yo odié a muerte. Qué le vamos a hacer. Las primeras temporadas son geniales. Me encanta la manera en que se construye la relación entre los amigos, las anécdotas, las típicas cosas que se tienen entre colegas, esa forma de conocerse tanto y de una manera tan especial. Me encantó la pareja de Marshall y Lily, tan auténtica, tan imperfecta como perfecta. No puedo negar que me reí con Barney, pero es un personaje que hace poco favor a la hora de enseñar a los hombres cómo tratar a una mujer.
How I met your mother
También finalicé The Big Bang Theory, bueno, hasta la décima temporada. La undécima aún no me la han puesto en la HBO, y sé que la están retransmitiendo en Neox, pero no sé ni día ni hora, así que esperaré. Estos sí que no me cansan. Me río a carcajadas con ellos, y cuando decidan no renovarla, la risa se convertirá en llanto… Además de por el humor, me gusta por los personajes, más allá de Sheldon y Penny, todos tienen unos rasgos específicos muy identificativos, que los hacen únicos Por ejemplo, yo soy muy fan de Bernadette.
The Big Bang Theory

Y ahora viene la joya de la corona. Esa serie que ha entrado en el top ten de las mejores series que he visto en mi vida. Si no la habéis visto ya no sé a qué estáis esperando. Hablo de Sons of Anarchy. Es genial. Las tres primeras temporadas me parecen maravillosas, perfectas. La cuarta y la quinta se mantienen, aunque las cosas comienzan a liarse un poco. En la sexta y la séptima todo se va de madre, pero sigue siendo buena. Nos narran la historia de un grupo de moteros-delincuentes, y de como Jax, el protagonista, intenta cambiar las cosas cuando su hijo nace, porque se da cuenta de que vivir al margen de la ley no es muy compatible con mantener a salvo a su familia. Las tres primeras me gustaron tanto por la camaradería existente entre los miembros del grupo, esa forma de apoyarse, de protegerse entre ellos. Una gran familia. Luego todo se va perdiendo. Algunos personajes se desvirtúan y toman caminos extraños.
***SPOILER*** Los que la habéis visto, ¿qué me decís de Juice? Uno de mis favoritos al principio y después… (He de decir que paga por sus errores con creces) O Tara en la sexta temporada, lo que hace es demasiado agresivo. Por no hablar de Gemma… Sin embargo, de Clay no me sorprendía nada, ¡lo odié!***FIN DEL SPOILER***.
Hay acción, violencia, pero también amor y amistad. Igual que En la casa de papel, te pones del lado de los delincuentes, no quieren que los pillen. Y a mí me gustó el final. Era como tenía que acabar, después de todo lo ocurrido, no había otra salida. En serio, si no la habéis visto, hacedlo.
Sons of Anarchy

Y ahora las pelis. Chicago. Me sorprendió muchísimo. No sabía de qué iba, y cuando comenzó me quedé flipando. Además, y os he contado que me encantan los musicales. Lo mejor de este largometraje fue verlo sin tener nada en mente. Y la música, estupenda.
Chicago
Y, por último, Palmeras en la nieve. Seré breve. Si el libro no me gustó en exceso, el filme no me gustó nada. Eso sí, me hizo llorar (qué raro). Es lenta, y la trama no queda muy bien contada. No sé. No me convenció.
Palmeras en la nieve

Y hasta aquí todo lo que he visto estos meses. Ya he terminado la tercera de Stranger Things, pero en enero, así que nos queda para la próxima reseña de televisión. Ahora estoy con la tercera de Gotham.

Nos vemos en quince días. ¡Sed buenos y ved Sons of Anarchy! Tenéis que formar parte de la Reaper Crew.
Recomendación estrella

martes, 2 de enero de 2018

Antología de Mariano José de Larra

¡Feliz Año Nuevo! Pensaba hacer una reseña sobre los propósitos para el 2018, aprovechando que acabamos de entrar en él, pero me he percatado de que tengo unas cuantas entradas pendientes, y teniendo en cuenta que sólo puedo hacer dos actualizaciones mensuales, mejor ir publicándolas. Además, ¡qué mejor manera que empezar el año que hablando de libros!
.
Título: Antología
Portada de la Antología de Larra
Autor: Mariano J. de Larra
Editorial: Editora Nacional
Año: 1977
Páginas: 320
Género: periodismo, costumbrismo

Sinopsis:
Hay tradición de los inquisidores Suárez de Deza y Torquemada, de los Fernandos VII y Calomardes que en la historia son y han sido, de la persecución de intelectuales y exilio de los mismos, del cierre de Universidades, censuras y expedientes académicos, de los fusilados en las tapias de los cementerios.
Y está la otra tradición. La de los irmandiños agermanados y comuneros, la de los heterodoxos denunciados por Menéndez Pelayo, la de los Riego y Porlier, Pi y Margall y Salmerón, Pablo Iglesias y José Díaz, de Fermín Galán, la de muchos de los intelectuales y políticos de la segunda República.
En esta tradición se sitúa Larra. En esta tradición se sitúan hoy una buena parte de las nuevas generaciones de las fuerzas del trabajo y de la cultura. No, no es difícil reconocer en el ayer denunciado por “Fígaro” el rostro de los “agnósticos” y “ultramontanos” de hoy.
El prólogo y selección de textos de la Antología de Larra que presentamos es obra de Armando López Salinas, finalista del premio “Nadal”, premio “Ruedo Ibérico” autor de Año tras año, La mina, Viaje al país gallego, Caminando por las Hurdes, Por el río abajo, etc.

Mi opinión:
Este texto del que os voy a hablar es una recopilación de artículos que Larra escribió para diversos periódicos en los que trabajó a lo largo de su (corta) vida (se suicidó muy joven). He de advertiros de que tal vez sea un libro un poco pesado de leer de golpe, pero para ir escogiendo artículos de vez en cuando está muy bien.
Larra describe la situación política, económica y social que atraviesa España. Le tocó vivir un momento complicado, que le hizo desilusionarse ante la hipocresía a la que tenía que enfrentarse día tras día.
Lo más curioso es que, siendo que Larra desarrolló su labor durante el siglo XIX, muchas de sus palabras se pueden aplicar a la España de hoy en día. Por ejemplo el artículo de En este país, donde Larra expone como nosotros, los españoles, criticamos a nuestro país por todo y no intentamos solucionar nada, simplemente nos quejamos. Sin embargo, cuando los extranjeros hablan más de nosotros, nos duele y nos rebelamos. No hemos cambiado tanto.
Hay que destacar el carácter irónico y sarcástico de que el autor hace gala en sus artículos. Esto te hace esbozar una sonrisa amarga a veces, y asientes con complicidad, pensando “y que lo digas, ahora sucede exactamente lo mismo”.  Llama muchísimo la atención la inmensa cultura y la increíble capacidad de crítica que demuestra el autor, sobre todo teniendo en cuenta que no llegó a los treinta. Muchos de nosotros no seríamos capaces de realizar un análisis así ni en un millón de años.
La parte mala es que, en algún artículo, Larra se enreda con nombres y datos históricos, lo que detiene mucho el ritmo de la narración, y, en ciertas ocasiones, llega a aburrir. Sobre todo si os pasa como a mí y la historia no es vuestra materia favorita. En algunos escritos me daba cuenta de que estaba leyendo sin enterarme de nada…
Sin embargo, a todos aquellos que os guste la historia os lo recomiendo, pues ofrece una visión muy crítica de esta época. A los que no os interese demasiado, algunos de los artículos son amenos, nos ofrecen una pintura de esos años y, además, nos permiten entender la personalidad de Larra, siempre marcada por el inconformismo y, de alguna manera, la desesperación de ver cómo su país se hundía por la ineptitud de los políticos y la hipocresía. Este sufrimiento, el desasosiego (muy patente en el artículo Día de los difuntos de 1836 “Fígaro” en el cementerio)  junto con el mal de amores, le llevó a perder la esperanza y a acabar con su vida tan joven.
Resumiendo, os recomiendo leer poco a poco los artículos, no todos de golpe, pero sí de vez en cuando, así no os cansaréis.
Espero que hayáis empezado bien el año y que el 2018 os traiga todo aquello que le hayáis pedido. Yo no soy de pedir deseos ni cosas de esas, soy de las que confía en las capacidades de cada uno más que en los “milagros”, así que seguiré trabajando en mis proyectos hasta terminarlos, con toda la ilusión que me quepa en el cuerpo y toda la fuerza que tenga en la mente. Nos veremos por aquí, pues yo aquí sigo, y aquí os espero. Gracias.

Citas:
“Todos tenemos miedo: los cobardes a todo; los valientes a parecer cobardes”.
“¿No renuncias a tus derechos en el acto de no reclamarlos? ¿No lo autorizas todo sufriéndolo todo?”
“Quise refugiarme en mi propio corazón, lleno no ha mucho de vida, de ilusiones, de deseos.

¡Santo cielo! También otro cementerio. Mi corazón no es más que otro sepulcro. ¿Qué dice? Leamos. ¿Quién ha muerto en él? ¡Espantoso letrero! ‘¡Aquí yace la esperanza!’.”

martes, 19 de diciembre de 2017

Top 10 de películas de Disney

¡Se acerca la Navidad! Me encantan estas fiestas, las veo un momento importante, en el que nos reunimos con los seres queridos y hacemos una revisión de cómo ha sido este año, siempre con miras a poder mejorar. Además, con tantas luces de colores, adornos y dulces, siento una especie de regresión a la infancia.
Por este motivo me ha parecido una buena idea hacer un “top ten” de películas de Disney. Es decir, os voy a comentar mis filmes de Disney preferidas. Desde muy pequeñita, este tipo de cintas me han acompañado en mi vida, y a pesar de que soy consciente de que algunas de ellas transmiten unos valores algo anticuados y en contra de lo que yo pienso actualmente, no puedo evitar tenerles un cariño. Pienso que lo importante es verlas desde una perspectiva crítica, saber cuáles son estos aspectos que fallan y, desde luego, no tomarlos como modelo.
Polémicas aparte, vamos allá con mi lista:
10. El Rey León
Cuando se estrenó esta película causó furor entre mis compañeros de colegio. Tanto es así que nos sabíamos los diálogos de memoria y los recitábamos en el recreo imitando a sus personajes. Me gustan los valores que nos transmite: no hay que renunciar a lo que somos, no hay que esconderse, hay que luchar y no tener miedo (El pasado puede doler, pero tal como yo lo veo, puedes huir de él o aprender).
Aparte de la historia, el gran punto fuerte de esta película es la banda sonora. Elton John hizo un trabajo de calidad.
Por otro lado, el musical me permitió revivir esta gran película. Y he de decir que si no habéis ido a verlo, os lo recomiendo, a mí se me ponían los pelos de punta. Es pura belleza y emoción. Maravilloso.

9.  La dama y el vagabundo
Si no lo sabéis aún, yo soy una amante de los animales, sobre todo de los perritos. Y esta película me remueve mucho por dentro. Ya no por la historia de amor entre los perritos, una metáfora de la libertad de amar por encima de las clases sociales, sino porque todos los personajes perrunos me recordaban a mi pequeña Kira.
Este filme es algo viejo, no obstante, si no la conocéis, buscadla, sobre todo si tenéis mascotas, ya veréis como merece la pena.

8. Enredados
Si hay algo que me encanta de esta peli es que me río muchísimo. La historia es hasta un poco sosa, sin embargo, me pego todo el filme con la sonrisa en los labios. Todos los personajes tienen su encanto, pero mi favorito es Maximus, el caballo.

7. La Sirenita
La primera vez que fui al cine, fui a ver La Sirenita. Y parece ser que me marcó, porque no he podido excluirla del top ten…
Hay cosas que fallan en la historia. Ella renuncia a todo por él, y eso es un mal mensaje. No hay que cambiar nuestra vida para entrar en la de nadie, tenemos que hacernos valer. La otra cara de la moneda es que se promueven la tolerancia y las relaciones entre personas diferentes.
Algunos personajes (Sebastián, la gaviota, Flounder…) la hacen inolvidable, así como canciones como la de Parte de mi mundo y Bajo el mar.

6. Toy Story
Me quedo con las tres, pero con la que no puedo parar de llorar es con la tercera. Eso de que Andy se vaya a la universidad me recuerda tanto a cuando yo me fui a Madrid a estudiar… Y bueno, brotan lagrimones como soles de grandes.
Además, quién no ha pensado alguna vez en su vida que los juguetes tenían vida propia  y que en cuanto salíamos de nuestro cuarto empezaba su verdadera historia… A mí me encantaba esa premisa, era como una especie de confirmación de esa fantasía.

5. Up
Ay… Up. Madre mía, cómo puedo llorar yo con la historia de los abuelillos. Y pasado este mal (y emocionante) trago, termino enamorada de ese pobre niño y del perrito. Son tan adorables… No puedo evitarlo.
Además me parece precioso que el protagonista sea un anciano. Al fin y al cabo, esas personas son las grandes olvidadas de la sociedad, y de ellos se puede aprender muchísimo, sus experiencias valen oro, y a veces están muy solos.

4. La Bella y la Bestia
Este 2017 ha sido el año de La Bella y la Bestia gracias a la película de animación y a los numerosos retellings que han aparecido sobre esta historia. Pero no hay que olvidar que, años atrás, cuando estuvo en nuestros cines, ya tuvo muchísimo éxito.
Los personajes (los habitantes encantados del castillo) son inolvidables, pero hay que valorar la maravillosa banda sonora: Qué festín, Bella y Bestia, o la del asalto al castillo, me parecen increíbles.
Me acuerdo cuando todos los años traían a Zaragoza el espectáculo sobre hielo. Yo creo que lo vi un par de veces…

3. Aladdín
Qué maravilloso personaje el del genio. Una de las mejores creaciones de Disney. Y nuestro doblaje de Josema Yuste… fantástico.
De nuevo la banda sonora le da miles de puntos. Y también la determinación de la princesa de no venderse al mejor postor, sino de decidir por ella misma con quién casarse. Aunque, en realidad, termine siendo la damisela en apuros.
Aladdín es un gran héroe, que se crece desde la nada y que nos demuestra que no podemos vivir de las apariencias, que lo que importa es lo que realmente somos, nuestra bondad.

2. Mulán
Ya lo dije hace un par de entradas: Mulán me encanta. Esa gran heroína que lucha por su familia, que se esfuerza por convertirse en el mejor soldado y que salva a su país sin esperar reconocimiento a cambio. Una buena premisa de la que partir.
A eso súmale una excelente banda sonora de nuevo. Yo cuando llega el momento de Con Valor grito a pleno pulmón. Y también unos personajes graciosos y emotivos: el gran Mushu, el grillo, la abuela, el caballo… Y la súper escena de la casamentera… De mis favoritas sin duda.

1. Hércules
¿Por qué Hércules en la primera posición? Porque es graciosa, entretenida, tiene un héroe humilde que se hace a sí mismo, unos secundarios de lujo, un pegaso, mitología griega, una banda sonora de lujo y a la gran Megara.
Megara es mi “yo” en Disney. Cínica, independiente y la gran descreída del amor, que se tiene que tragar todas sus palabras cuando conoce a una persona que merece la pena. Mi historia, supongo.
Y la música, desde el minuto uno, es de lo mejorcito de Disney.


Me falta Mary Poppins, que es mi favorita, pero al no ser enteramente de animación no la he incluido. Hay otras que merecían estar en la lista (Frozen, Inside out, Basil el superdetective…), pero he tenido que hacer criba, sino la entrada sería eterna.

Espero que os haya gustado la actualización. Nos vemos en la próxima entrada, que paséis buenas fiestas, chic@s. ¡Feliz Navidad!

lunes, 4 de diciembre de 2017

El destino del Tearling de Erika Johansen

¡Hola de nuevo! Hoy, por fin, toca reseña literaria. Me gustaría traeros entradas de estas más a menudo, pero tengo poco tiempo libre, y aún encima, tengo que leer libros de lingüística y de comentario de texto para las oposiciones, y de esos no voy a hacer reseñas… Pero bueno, poco a poco, consigo terminar otras cosas, como por ejemplo la trilogía de La Reina del Tearling.

Título: El destino del Tearling
Portada de El destino del Tearling
Autor: Erika Johansen
Editorial: Penguin Random House
Año: 2016 (edición en digital 2017)
Páginas: 377 (en el e-book)
Género: fantasía, distopía

Sinopsis:
En menos de un año, Kelsea Glynn ha dejado de ser una adolescente desgarbada e insegura para convertirse en una poderosa y justa monarca, la visionara Reina del Tearling, transformando su reino y poniendo fin a la corrupción. Por el camino ha hecho un montón de enemigos y enemigas.
La más feroz de todas ellas es la Reina Roja, que se ha propuesto destruirla. Para proteger a sus súbditos de la ofensiva de esta despótica soberana y su ejército, Kelsea hizo lo impensable: entregarse a sus enemigos y también sus zafiros mágicos.
En su lugar nombró rey regente a Maza, el responsable de su guardia personal. Pero este no piensa descansar hasta que logre rescatarla.
El fin está cada vez más cerca. ¿Cuál será el destino de la Reina Kelsea y de su reino, el Reino del Tearling?

Mi Opinión:
Por fin ha llegado el momento de conocer el desenlace de esta historia que me ha cautivado a ratos y que me ha decepcionado a otros. Esta vez leía en tensión, porque había visto (y escuchado) malas críticas de esta última parte, el final parecía decepcionar a mucha gente…
Si os habéis pasado por las reseñas de los dos libros anteriores (La Reina del Tearling y La invasión del Tearling), ya sabréis que yo tenía un conflicto con estas novelas, me parecía un planteamiento original y apasionante, pero la autora no terminaba de redondearla.
Bueno, pues esta sensación ha seguido en este tercero, y es que Johansen pasa por encima aspectos que necesitaban más profundidad, y añade y quita personajes como le conviene y sin darles el protagonismo que se merecen, sin exprimirlos un poquito más. La impresión que da es que tiene muchas ideas en la cabeza, muchos personajes que potencialmente son buenos, sin embargo, a la hora de la verdad, todo se queda en aire, en vacío, le falta un poco más.
Por ejemplo, la Reina Roja. ****SPOILER**** Durante dos libros me estás construyendo una archienemiga, con sus secretos, con un pasado oculto, una inmortalidad… todos deseosos de saber más y, de repente, se hace “amiguita” de la protagonista y termina por pedirle que la mate para evitar matarla ella… Y Kelsea lo hace. Y así nos cargamos a la gran contricante de Kelsea, sin resolver a penas sus misterios… Bravo. Del mismo modo, lo del Traedor tiene delito. Uno de mis personajes favoritos y, resulta que en pasado era un traidor. Vale, lo acepto, pero cuéntame qué ha pasado para que se haya convertido en ese hombre misterioso que es ahora... Pues no lo hace. Brenna podría convertirse en otra gran adversaria para Kelsea. Y se la carga con una facilidad pasmosa. Para eso ni la metas en la historia. Y luego el colmo de los colmos. El padre de Kelsea. Todos esperábamos algo espectacular, pues no. Otra decepción. Parece hasta algo improvisado. No me gustó nada. Tiene momentos que piensas, igual lo arregla, por ejemplo cuando resulta que su madre está viva. Dices, ¡bien! Ahora ella va a explicar por qué actúo así de mal cuando reinó… La justificación es que es caprichosa e infantil. Casi lloro. Bueno y lo de Javel... totalmente prescindible. **** FIN DEL SPOILER ****
Kelsea parece desaparecer a ratos, inmiscuida en exceso en los cambios de tiempo, siendo un mero recipiente de historias y sin tener una propia. Es arrastrada por las líneas de la novela, sin decidir apenas nada hasta el final. ¿Dónde está la gran Kelsea de los otros libros?
La autora parece que tiene una fijación por no desentrañar las cosas ocultas, y se esmera tanto en ello que al final quedan asuntos sin resolver, a penas insinuados, sin trazarlos del todo. Te quedas con la sensación de que falta una explicación más.
A ver, tiene puntos positivos. Engancha muchísimo, como los otros. Y Johansen consigue hilar pasado y presente maravillosamente, creando una tensión perfecta, que te impide para de leer porque quieres saber más y más. La historia del pasado está bien para que conozcamos al enemigo final de Kelsea: Rowland Finn, aunque, de nuevo, no está bien desarrollado. No obstante, en esta ocasión yo me hubiera centrado más en el pasado, en explicar qué nos ha llevado hasta ese punto. Y es que en el presente Kelsea se pega medio libro encerrada, así que no hay mucho que contar. Como ya he dicho en anteriores reseñas de la trilogía, lo mejor de la saga es este juego de tiempos, es lo que le da interés a los libros.
Otra cosa que quiero decir. Yo, a mitad de libro, empecé a sospechar cuál iba a ser su final. Y no me equivoqué. Lo único que no me esperaba fue el “epílogo”, y no me gustó. Pero es que yo odio los epílogos. Odié el de Harry Potter tanto, que estuve años enfadada con la saga. Ahora me he reconciliado con J. K Rowling. Bueno, que me voy del tema, la cuestión es que adiviné el final. Y he decir que yo soy del grupo hater, es como si la escritora hubiera enmarañado tanto las cosas que no supiera cómo salir de ese embrollo y se decanta por la solución más fácil, y la más fea.
En resumen, creo que este tercer libro termina por darme la razón, a la trilogía le falta dar un paso más en cuanto al trato de los personajes y precisar algunos aspectos que se quedan en el aire, por lo que la historia se queda coja. Es como si Johansen se olvidara de contarnos algo. O al menos esto me parece a mí.
Creo que he sido dura y me siento mal por ello, ante todo, yo admiro a cualquier persona que se atreva a escribir un libro. Es durísimo hacerlo, y pones en ello muchísimo esfuerzo y cariño, y yo eso lo valoro por encima de cualquier cosa. A mí los dos primeros libros me gustaron mucho, pero de este tercero necesitaba algo más, y no se me ha dado. No tiene nada que ver con el final, que te guste o no es indiferente, es la decisión de la autora, nosotros no tenemos nada que decir, es su obra y ella es la que tiene que cerrarla. Lo que me molesta es quedarme con la sensación de que me prometían mucho y no han terminado de dármelo. Así que, con eso me quedo. ¿Me ha gustado la trilogía? Sí, pero me esperaba mucho más, y eso es bueno, porque significa que la autora tenía un buen planteamiento. Tal vez en su próxima novela consiga perfeccionar esos puntos en los que cojea un poco, porque desde luego, en cuestión de imaginación y buenas ideas, Johansen va sobrada.

Citas:

“La rabia era más nutritiva que los alimentos”

lunes, 20 de noviembre de 2017

¿Qué he visto estos meses? Septiembre y octubre

¡Hola! Ya han pasado dos semanas y toca actualización. Voy a hacer el repaso de lo que he visto los meses de septiembre y de octubre. Empezaré por las series y luego sigo con las películas.
Once Upon a Time
Lo primero que acabé fue la sexta temporada de Once upon a time. Lo cierto es que ya me cansa el mecanismo de la serie, y esta temporada me ha parecido la más floja de todas. Ninguna trama era suficientemente interesante, y podía pasarme semanas sin ver un capítulo (por eso he tardado tanto en terminarla). La sensación que tengo es que están estirándola cual chicle sin tener nada más que contar. Pero bueno, como me encantan los personajes de cuentos, pues seguí hasta el final con ella. Y hoy he empezado la séptima temporada, a ver cómo salvan que tres de los protagonistas se hayan marchado.

Narcos
La serie que vi nada más que Netflix la estrenó, fue la tercera temporada de Narcos. Tenía muchas ganas de que la sacaran, pues las dos primeras me encantaron. Había escuchado críticas malas de esta tercera entrega, sin embargo a mí me ha gustado. Tiene acción a raudales, intriga y unos malos que, aunque no son tan despiadados como Escobar, tienen recursos para hacerles la vida imposible a Peña y compañía. Si he echado algo de menos es, precisamente, un poco más de protagonismo de Peña. Por cierto, tengo que destacar la escena que sirvió de promo, la de la peluquería… pelos de punta. Si no habéis visto esta serie, ¡no sé a qué estáis esperando!

Por último, he empezado Sons of anarchy. En estos dos meses completé las dos primeras temporadas. He de decir que la primera está bien, me gustó. Pero es que la segunda… te cuesta parar de ver un capítulo tras otro, tienes que hacer un auténtico ejercicio de autocontrol. Con el avance de la trama las cosas se van volviendo cada vez más oscuras y complicadas… Además, aunque eres consciente de que los hijos de la anarquía son unos delincuentes, no puedes evitar ponerte de su lado. Bueno, ya os iré contando, pero estoy enganchadísima.
Y estas son todas las series que he visto. Bueno, sigo con The Big Bang Theory y How I met your mother, pero estas y alas comentaré cuando las acabe.
Ahora seguimos con las películas, que han sido unas cuantas.
La primera fue Ricky, que trata sobre una cantante de rock (Meryl Streep, una actriz que me encanta) que vuelve con su familia, a la que “abandona” por su carrera, porque su hija está pasando una mala temporada. La película es entretenida, para pasar un buen rato, sin grandes pretensiones.
También vi en la televisión Pablo Escobar, paraíso perdido. Nos cuenta la historia de dos chicos jóvenes que se enamoran, pero la chica (que es Julia de Cuéntame) es la sobrina de Pablo Escobar, y eso complica las cosas. Sobre todo cuando él (que es Peeta de Los Juegos del Hambre) empieza a trabajar para Pablo Escobar. Os haré un resumen rápido: mucha sangre, mucha violencia y un final que te deja muy mal sabor de boca. Después de esta película y de las dos primeras temporadas de Narcos, pensar en cómo eran las cosas entonces en Colombia, asusta.
Echaron Mamma mia, y yo, cada vez que la ponen en la tele, no puedo evitar verla (How can I resist you?). Este musical me transmite muy buenas vibraciones, me hace feliz. La música, los actores… me encanta. Además, el final que tiene cuando salen todos vestidos “a lo ABBA” es genial. Si os gustan los musicales, os la recomiendo.
Un día, mi hermana y yo decidimos poner el DVD de la película de Disney Mulán. Es una de mis favoritas (yo soy muy niña Disney, la verdad), pues representa valores como la importancia de la familia y el valor de una mujer, que puede conseguir  lo que se proponga con su esfuerzo. Y la canción de Con valor... cada vez que la escucho la canto a pleno pulmón (friki loca).
Mulán

Finalmente, vi dos de superhéroes, una en la tele Los Vengadores, y otra en Netflix, Guardianes de la Galaxia. La primera ya la había visto, y la verdad es que me gusta bastante, supongo que mucha culpa de esto la tiene Iron Man, que es de mis superhéroes favoritos. Sea como fuere, es mejor la primera que la segunda. Guardianes de la Galaxia era nueva para mí, sin embargo, sí que había visto la segunda, por lo que tenía curiosidad de saber cómo se une este grupillo. Me divirtió, sobre todo Groot… es que es taaaaaan mono (incluso cuando es gigante)….

¿Habéis visto alguna? ¿Qué me recomendáis? Bueno, os dejo por ahora y hasta dentro de quince días, que haré la reseña de El destino del Tearling, que lo acabé la semana pasada. ¡Hasta pronto!